Casas Prefabricadas Modular Home - Blog Casas Anti-huracanes 3

Casas anti-huracanes

1 estrellas2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Todos los años vemos imágenes de la devastación que provocan los huracanes. Lo cierto es que no está a salvo ninguna nación, ni de las más desarrolladas, ni las del llamado tercer mundo. La fuerza de la naturaleza arrasa con todo a su paso. Bueno quizás no con todo, pero en esos países azotados por tormentas tropicales la foto son ruinas. Más de uno habrá pensado, “pero no existen casas anti-huracanes”. No saldría más barato construir esas casas anti-huracanes que estar reconstruyendo cada equis tiempo esas viviendas de madera…

Huracanes y materiales de construcción…

Tenemos muy vivas las imágenes del huracán Irma, un huracán que ha dejado una estela de destrucción y muertes. En Cuba se hablan ya de más de diez muertes, el país caribeño presumía hasta este año de un sistema de protección anti-huracanes de la población modélico. Una vez más la naturaleza pone la soberbia del hombre en un escalón más bajo. Estamos aún en plena temporada de huracanes en el Atlántico. La temporada de huracanes en el Atlántico se inscribe en el ciclo anual de ciclones tropicales. Esta temporada de 2017 está considerada como de actividad moderada. Si bien es cierto que desde 2005 no tocaba tierra un huracán de la envergadura de Irma. En cuanto al coste económico la temporada de 2017 ya ha batido los registros de la de 2016. El coste económico sería menor si las casas hubiesen sido anti-huracanes…

Casas Prefabricadas Modular Home - Blog Casas Anti-huracanes 2

Lo cierto es que cómo tal la casa anti-huracanes existir no existe. Sí que es cierto que el material de construcción sí impide o no que los daños sean catastróficos. Estos fenómenos naturales no solo traen vientos que pueden llegar en los picos altos a los trescientos kilómetros por hora. Los huracanes se forman en un centro de baja presión, que genera fuertes vientos y abundante lluvia. En muchos casos termina convirtiéndose en tormenta tropical. Con ella llegan las inundaciones y esas imágenes de personas esperando en los tejados de sus casas ser evacuados. El material con el que se construyen las casas importa por su resistencia a esas condiciones tan adversas. El hormigón armado sería sin duda, sino el mejor, uno de los que mejor soportan esas condiciones. No en vano por lo general los refugios anti-huracanes están construidos de hormigón.

Casas Prefabricadas Modular Home - Blog Casas Anti-huracanes 1

Entonces porque en Estados Unidos siguen empeñados en construir con madera sus viviendas. Sobre todo las de esos Estados que son susceptibles de sufrir huracanes. Porqué en un país como España los materiales de construcción son mayoritariamente hormigón y ladrillo, frente a la madera en EEUU. Las razones y motivos para la elección de los materiales de construcción están motivados tanto por la costumbre, como por la facilidad de encontrar la materia prima.

Quiero una casa prefabricada de Modular Home

EEUU y madera, versus España y hormigón

En Estados Unidos las prolongadas y recurrentes sequías, nos dejan noticias de incendios espeluznantes todos los veranos. Sobre todo en zonas como California. Los tornados y huracanes a ese lado del Atlántico son otra de las características del clima en ese continente. A pesar de todo comprobamos que en Estados Unidos se emplean para la construcción mayoritariamente la madera. En ningún caso en esas zonas vemos el uso de materiales más resistentes o duraderos, nada de eso. Por contra se usa la madera a todas luces un material más endeble frente a estos eventos meteorológicos. ¿Tiene lógica esta situación? La lógica varía siempre según quién haga el razonamiento, lo que sí podemos asegurar es que existen razones que justifican este modelo constructivo en EEUU. Y al tiempo esos mismos razonamientos nos llevan a entender porque aquí en España es otro el modelo.

Modelos constructivos, la economía…

No era descabellado pensar que la economía podía estar tras las razones que justifican uno u otro modelo. Estados Unidos tiene una inmensa variedad de recursos naturales. En general Norteamérica tiene esa riqueza natural. Y una de esas riquezas es la abundancia de bosques. Hay madera en abundancia, es de fácil acceso y es un material barato. Si a eso le unimos que trabajar con madera es más sencillo, ya tenemos la ecuación perfecta. Otra de las variables económicas que influye en el modelo constructivo es la del transporte de materiales. Las dimensiones de EEUU un continente casi en si mismo, nos dejan distancias enormes entre los distintos estados. Allá donde no existe industria de ladrillo o cementeras, supone un dineral su transporte. Pero tenemos la madera a la puerta de nuestras casas. De nuevo otra ecuación perfecta…

Nuestro país dejó hace siglos de ser ese bosque europeo en el que una ardilla podía llegar de Gibraltar a los Pirineos sin pisar suelo. Sufrimos una seria deforestación que llevamos años intentando paliar. Pero los incendios veraniegos nos hacen retroceder y vuelta a empezar. Así que la madera es un bien escaso, y como existe más demanda, es un bien caro. Además a nuestra ecuación perfecta se le une el tipo de suelo que más abunda en nuestro país. El arcilloso, por lo que fabricar ladrillo ha sido siempre muy barato. Al tiempo hemos ido incluyendo el cemento y el hormigón a nuestro modelo constructivo. Producimos esos materiales en abundancia, y el problema del transporte no es tan gigantesco como en EEUU. Nuestras distancias son asumibles, y hay producción de materiales de construcción en muchas zonas separadas entre sí.

Modelos constructivos, el clima, la geología, la meteorología…

El clima es otro de los factores que más influyen en el modelo constructivo en cada región del planeta. En EEUU los inviernos son muy duros, el comportamiento de la madera es muy bueno en esas condiciones. Estamos ante un material cálido y que tiene buenas propiedades aislantes. En cambio en España los veranos y el calor asociado a éstos es nuestro caballo de batalla. Así que buscamos materiales que refracten el calor del sol.

En EEUU existe una alta actividad sísmica, y durante mucho tiempo la madera se ha comportado muy bien en los terremotos. Gracias a una de sus características la flexibilidad. Cierto es que la altura media de las construcciones también influyen en ese comportamiento. En las zonas de huracanes y tornados debajo de las casas de madera se construyen refugios de hormigón. Esto concede al tiempo a las casas una base sólida. En cambio en España no existe esa actividad sísmica, al contrario. Lo único que nos preocupa es construir casas que perduren en el tiempo, y aguanten bien los fenómenos meteorológicos normales.

Modelos constructivos, una cuestión cultural

El contexto en el que se crean las sociedades da lugar a su cultura, cosas como la economía, el clima o la geología marcan tradiciones, usos y costumbres. En EEUU la sociedad en su conjunto tiene muy asumido el concepto de movilidad geográfica. No es raro el movimiento de familias enteras de una costa a otra. Y es algo que incluso puede ocurrir unas cuantas veces a lo largo de una generación. Por eso socialmente no existe una necesidad de tener una “casa para toda la vida”. El hogar suele ser algo transitorio, por eso la cultura del alquiler es mayoritaria. También es el motivo por el que de hipotecarse, no lo hacen por largas temporadas. Abaratar en la construcción es una posibilidad muy lógica. E incluso el construir tu propia vivienda.

En España en cambio tenemos otra filosofía de vida, una en la que los orígenes y las raíces marcan. De tal forma que llegado el momento de independizarse, los españoles intentan hacerlo en el mismo barrio de toda su vida. Si no es posible en la misma ciudad, sino en la misma Comunidad Autónoma… Para nosotros la inversión más importante de toda nuestra vida es la vivienda habitual. Pensamos en una vivienda que sea para toda la vida y pase a la siguiente generación. Por eso necesitamos construcciones sólidas y perdurables.

Temporada de huracanes en el Atlántico

La temporada de huracanes en el Atlántico de 2017 empezó oficialmente el uno de junio pasados. Y se prevé su fin para el treinta de noviembre de este año. Esto no significa que fuera de esas fechas no se puedan producir o formar ciclones tropicales. Solo se trata de las fechas de mayor concentración de éstos. Unas fechas en las que los servicios de emergencias de los países más afectados tienen desplegado el grueso de su campaña anti-huracanes. De momento dos huracanes han sido los tristes protagonistas de esta temporada de huracanes del Atlántico. El Harvey, del 17 de agosto al 3 de septiembre, que afectó a Texas y en parte al estado de Luisiana. Tocó tierra en Texas como huracán de categoría cuatro. Otras zonas afectadas por este huracán han sido: Barbados, Las Granadinas, Nicaragua, Honduras, Belice, Veracruz…

El segundo más reciente el huracán Irma, que desde el 30 de agosto hasta hoy mismo sigue vivo. Se empezó a desarrollar en las islas de Cabo Verde. Rápidamente se convirtió en huracán de categoría dos, aunque el 3 de septiembre ya era de categoría cinco. En esa categoría ha sido su paso por la isla de Cuba.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *