Verdades y mentiras sobre las casas prefabricadas de hormigón

Verdades y mentiras sobre las casas prefabricadas de hormigón

1 estrellas2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Es muy común pensar en las casas modulares con cierto recelo debido al desconocimiento que existe sobre ellas. Sin embargo, es muy interesante señalar que la gran mayoría de las las creencias sobre este tipo de construcciones que a menudo se suelen dar por ciertas, son simplemente falsas afirmaciones que no tienen nada que ver con la realidad. En el caso de las casas prefabricadas de hormigón, se suele pensar en ellas como habitáculos sin alma que suenan a hueco en su interior. Se cree que son construcciones inseguras e inestables, que solo son útiles como segunda vivienda en la que pasar pequeños ratos aislados. Otra falsa creencia es que estas casas prefabricadas de hormigón conllevan un alto consumo energético y que requieren un esfuerzo y un gasto añadido dedicado al mantenimiento de las instalaciones a medio y largo plazo.

Verdades y mentiras sobre las casas prefabricadas de hormigón

Todas estas creencias entre otras muchas son creencias infundadas ya que las casas prefabricadas de hormigón son construcciones de alta seguridad, con estructuras diseñadas con materiales fuertes y resistentes sean cuales sean las preferencias de los clientes. No en vano, el hormigón armado es uno de los materiales de construcción con mayor resistencia en comparación con otros sistemas como el ladrillo de arcilla, usado con frecuencia para la edificación de casas tradicionales.

Verdades y mentiras sobre las casas prefabricadas de hormigón

Las verdades de las casas prefabricadas

Las casas prefabricadas de hormigón de MH cumplen con el Código Técnico de la Edificación  (CTE) y pueden ser utilizadas como primera vivienda con total seguridad, comodidad y ahorro. Esto es posible gracias a  la calidad de los diseños y de las construcciones, a su clasificación energética A, que permite un considerable ahorro en el consumo de energía, y al potente sistema de aislamiento utilizado, así como a otras cuestiones que permiten un gran ahorro económico, como la inclusión en el precio de los gasto de transporte y montaje de la construcción. En todos los casos nuestras casas cuentan con la máxima rapidez y total planificación en la obra y, a diferencia de otras, no necesitan una base de cubiletes de hormigón. Vamos a ver las verdades que circulan sobre las casas prefabricadas….

Viviendas completamente equipadas

Pues sí, las viviendas prefabricadas o casas prefabricadas vienen totalmente equipadas. Tanto como para poderlas usar desde el primer momento en que se entregan las llaves. Pero esto es igual que en el resto de casas o viviendas, todas están sujetas a la obtención de la cédula de habitabilidad. Nuestras viviendas están completamente acabadas con todas las instalaciones que van a asegurar tu confort mientras residas en ellas.

Mayor eficiencia energética que las tradicionales

Como os hemos dicho anteriormente sí nuestras viviendas prefabricadas son más eficientes energéticamente hablando que las tradicionales. Está completamente testado. Gracias a nuestro estudiado sistema constructivo. Además se estudia la ubicación y sus características para sacar lo mejor de nuestras casas. Las cualidades propias del hormigón permiten que las temperaturas interiores sean más estables. Se reducen las pérdidas térmicas, consiguiendo que por ejemplo cada euro invertido en calefactar se rentabilice en su totalidad.

La construcción es más rápida

Sí, sí, y mil veces sí. Esta es una verdad absoluta, nuestros tiempos y plazos de ejecución mejoran con creces los de la construcción tradicional. Meses descontados en la entrega de tu vivienda. Para que la puedas disfrutar cuanto antes. Gracias a eliminar procesos y trabajos que en la construcción tradicional rallan lo artesanal. Industrializar esos procesos, además de mayorar los procesos de control de calidad y eficacia, reduce los plazos de construcción y ejecución. También ayudan a reducir los riesgos para aquellos que trabajan en la construcción. Protocolos serios y estudiados, que se ejecutan con diligencia y profesionalidad.

Las mentiras de las casas prefabricadas

Como valores añadidos que desmienten otras muchas falsas creencias, no puede olvidarse la mención de que las casas prefabricadas de hormigón de MH son totalmente desmontables gracias a su sistema de ensamblado mecánico. A pesar de esta característica, el diseño, las calidades de libre elección por parte de los clientes, la comodidad, el ahorro y el bajo o nulo mantenimiento requerido, hacen que los clientes no quieran desmontar sus casas modulares.

Es también muy conveniente destacar la posibilidad de hipotecar las casas prefabricadas de hormigón. En contra de lo que se suele pensar, en estas viviendas modulares también se puede optar por este cómodo y asequible medio de pago. Esta es una de las mentiras que circulan sobre las casas prefabricadas, pero vayamos desmontando algunas de ellas…

Verdades y mentiras sobre las casas prefabricadas de hormigón

Son solo una opción de segunda vivienda…

Esta es una mentira muy extendida, gracias a Dios los clientes cada vez están más informados. Es una de las ventajas o cosas buenas de la globalización y de Internet. La información fluye con más diligencia y es más fácil encontrar datos contrastados. Sin ir más lejos reforzados por las opiniones reales de clientes y usuarios. Por supuesto que habrá quien quiera tener una segunda o tercera residencia, y opte por una vivienda prefabricada de hormigón. Faltaría más todos queremos siempre lo mejor y en caso de residencias ocasionales no hay diferencias.

Las viviendas prefabricadas de hormigón como las tradicionales, cumplen escrupulosamente con el CTE, Código Técnico de la Edificación. De otra forma no podrían jamás conseguir las licencias de construcción y habitabilidad. Son de probada estabilidad y eficiencia. Tenemos la dicha de dar residencia a miles de familias en viviendas prefabricadas de Modular Home. Es la mejor y mayor demostración de que nuestras casas funcionan.

La financiación…

Esa es otra de las creencias erróneas con las que hemos tenido que luchar muchos años. De nuevo parece que esa desinformación, interesada desde algunos lugares, empieza a desaparecer. Las viviendas prefabricadas o casas modulares se pueden hipotecar tal y como se hace con las tradicionales. En la actualidad están sujetas a las mismas restricciones de hipotecas que el resto, los Bancos son los que ponen las condiciones. Pero lo que es cierto es que contamos con puntos a nuestro favor. Un coste menor que el de las viviendas tradicionales, y un plazo de ejecución menor que el tradicional.

El tema del mantenimiento…

Otro de los bulos pertinaces es el del mantenimiento, se nos endosa la coletilla de un mantenimiento complicado y costoso. Lo cierto es que es más falso que otra cosa, las casas prefabricadas de hormigón apenas tienen mantenimiento. O al menos el mismo que una casa tradicional, aunque solo hay que ver qué ocurre con las fachadas de ladrillo cara vista de nuestras ciudades para aseverar justamente lo contrario. Tenemos menor mantenimiento porque no sufrimos ese tipo de deterioro, que obliga a cubrir las fachadas de ladrillo con morteros monocapa. Esta mentira o bulo mantenido en el  tiempo se sustenta en pasarnos el mantenimiento de las casas prefabricadas de madera a todas las demás. Y no, por mucho que se empeñen la madera y el hormigón no son el mismo material, ni de lejos.

El coste, dicen que más elevado…

Otra gran mentira demostrable y desmontable sin paliativos. El presupuesto para viviendas de similares dimensiones y configuración, en sistema prefabricado puede ser entre un veinte y un treinta por ciento más barato, que el tradicional. Y esto sin sorpresas en los presupuestos, esas partidas que aparecen en mitad de la ejecución algo muy del sistema tradicional. Nuestros presupuestos están cerrados y bien cerrados, no habrá incidencias en ese particular. Además al acortar los plazos de ejecución se reducen costes que se imputan a la obra. Por ejemplo el de personal, menos jornadas, menos imputación de gastos en mano de obra.

Se necesitan más licencias o permisos

Otra mentira recurrente, los permisos y licencias para construir y habitar una vivienda son comunes a cualquier tipología. Ninguna precisa de más o menos licencias, ni las nuestras ni ninguna otra. El requisito es cumplir las normativas urbanísticas y de habitabilidad vigentes. Ni una más ni una menos, y nuestras casas prefabricadas las cumplen todas.

Verdades y mentiras sobre las casas prefabricadas de hormigón