Casa Klee

Una casa mínima que se abre y cierra completamente a voluntad; que rompe los límites entre exterior e interior, abriéndose a su jardín y prolongando espacios. Los muros no son límites sino lienzos que acogen.

De noche, o cuando se quiera, permite cerrarse fácilmente como una urna mediante un sistema de paneles móviles de seguridad. Está proyectada para crecer, añadiendo módulos y formando otras habitaciones.

Una posibilidad de distribución en la Casa KLEE:

  • Planta de 1 dormitorio. Ampliable a 2 y 3 dormitorios
  • 59 m2 construidos.
  • 43 m2 útiles.
  • Áreas exteriores con pequeños jardines y piscina.