Casas modulares y el clima

Casas modulares y el clima

Con las casas modulares y el clima existen muchas controversias, además de más de una imprecisión. Seguramente algunas de estas imprecisiones o controversias vienen de la falta de información, otras no nos caben dudas forman parte del interés por desacreditar la construcción de casas prefabricadas. Lo cierto es que es muy complicado decir que tipo de construcción es más indicada en cada clima. Es menos complicado hablar de los materiales más adecuados según la climatología de cada zona. Influyen otros muchos más factores, desde el diseño de la edificación, la orientación de la misma… No obstante hoy vamos a tratar algunos temas desde la perspectiva del clima.

Casas modulares y el clima

Las viviendas modulares son el nuevo concepto de vivienda moderna. Su arquitectura tan actual hace que cada vez sean más demandadas en el mercado, pues presentan grandes ventajas frente a los otros tipos de casas. Además, su construcción es muy sencilla, pues se puede realizar por fases. El ensamblado es el tipo de proceso usado para la construcción de las viviendas modulares, un método que permite terminarla rápidamente, siendo habitable en un tiempo muy breve.

Este tipo de viviendas son perfectas para todas las estaciones y presentan unas líneas limpias y de aspecto sencillo, pero vanguardistas al tiempo. Protegen tanto del frío como del calor, ya que tienen un aislamiento particular que preserva el interior de la vivienda. Y, en el caso de que se desee ampliar alguna zona, pueden sumarse más módulos a la estructura ya conformada. Así, estas casas dan más facilidades que inconvenientes.

Casas modulares y el clima

Materiales usados y economía

Generalmente los materiales utilizados en la construcción de estas viviendas son ecológicos, provienen de productos reciclados por lo que, además de no ser contaminantes, se adaptan de forma sobresaliente al medio. Son construcciones cómodas para levantar en el terreno y todos salen beneficiados con su elevación, pues para la mano de obra no requiere el trabajo de una vivienda normal y sus futuros habitantes la podrán ocupar en un lapso de tiempo muy corto.

Pese a que son más económicas, no son de una calidad inferior en absoluto a las demás, sus materiales son de la mejor elección y destinados a crear viviendas duraderas, protectoras y con gran estilo. También hay una gran variedad de diseños modulares para escoger el que nos parezca más adecuado y que más nos guste, por lo tanto, son viviendas muy personalizables. Cada uno puede escoger la vivienda que más vaya consigo mismo.

Casas modulares y el clima

La decisión de escoger una vivienda modular en lugar de una común es cada vez más frecuente, lo cual indica el éxito de estas casas y la calidad de vida que ofrecen. A día de hoy, es una excelente opción para todo aquel que desee tener vivienda propia, económica, de construcción rápida y visualmente atractiva. Sin duda, las viviendas modulares son el presente y el futuro.

Casas modulares: los mejores materiales según el clima.

Una vez que tienes el terreno donde vas a colocar tu casa modular hay ciertos puntos importantes a la hora de encargar una casa de este tipo, como pueden ser los materiales que más se adecuan al sitio en donde vas a vivir. Esto quiere decir que, dependiendo del clima, tendrás que escoger unos materiales en detrimento de otros. Te sentirás muy bien al saber, que la buena selección de materiales para casas modulares convertirán tu hogar en un sitio seguro, donde disfrutar de la vida y de tu familia. Vamos a ver qué tipos de materiales existen.

Casas modulares y el clima

Casas de hormigón

Comparando las casas de madera con las construidas con este material, estas de hormigón presentan una gran resistencia. El hormigón se adapta muy bien a cualquier zona en la que se construya. Si se combina el hormigón con un buen aislamiento podrá soportar temperaturas veraniegas de climas extremos secos, y de la misma manera, si el clima es frío, el grosor que tienen los módulos de hormigón conservarán el calor al máximo. Este material cuenta además con el plus de que con los años, el valor de la casa no se devalúa.

Casas modulares y el clima

Casas de madera

La madera tiene una capacidad aislante que hace que sea un material óptimo a la hora de ubicarla en un lugar de clima frío. Esta capacidad aislante evitará que se escape tanto el calor, como la energía eléctrica o el frío, manteniendo el interior confortable, pudiendo disfrutar del invierno más gélido en nuestra casa sin pasar nada de frío. La madera conlleva cierto mantenimiento a lo largo de los años, para evitar plagas de insectos y para que no se reseque la madera. La exposición directa al sol obligará a que este mantenimiento deba realizarse más a menudo puesto que la luz del sol quemará la fachada, debiendo sanearla cada poco tiempo. Por esto la opción de escoger la madera es mejor si ubicamos la casa en una zona de clima frío.

Casas de acero

Es la estructura más duradera y estable. De todos los tipos de material, las casas construidas con acero son las más rápidas en la entrega, puesto que se trata de transportar y montar los componentes. Este tipo de casa se usa mucho en zonas en donde son comunes los terremotos, pues es un material muy flexible. También es válido para todo tipo de climas.

Claves de arquitectura y diseño orientadas a un clima seco.

El diseño de las edificaciones teniendo en cuenta el clima no es un concepto nuevo, en la arquitectura tradicional ya se utilizan métodos como los patios, los muros huecos, los techos inclinados, las tejas, los adobes, el encalado para adecuar las edificaciones al clima y así mitigar sus efectos. Actualmente existe un gran interés arquitectónico en maximizar la eficiencia de las viviendas a través la ubicación, del diseño y del uso de los materiales adecuados en función al entorno donde vayan a ser construidas.

Casas modulares y el clima

Aprovechar las condiciones climáticas del entorno para hacer edificaciones sostenibles, con un diseño inteligente y que ofrezcan el máximo confort con un mínimo consumo energético, es lo que se conoce como arquitectura bioclimática. Para conseguir estos objetivos se tienen en cuenta factores como la radiación solar, la temperatura, el viento y la humedad relativa, por lo que es obvio que cada clima necesita una estrategia arquitectónica diferente.

El clima seco

El clima seco se caracteriza por unas temperaturas suaves en invierno y cálidas en verano y por la escasez de precipitaciones. En función a estas condiciones climáticas, lo ideal es que las viviendas en climas secos se ubiquen en lugares protegidos de la radiación solar y de los vientos cálidos del verano. Los efectos de la radiación solar pueden aminorarse con construcciones compactas que generen sombras proyectadas entre sus diferentes superficies y pintándolas en colores claros para que reflejen los rayos solares.

Casas modulares y el clima

Utilizar materiales de inercia térmica evitará en gran medida la entrada de calor diurno hacia el interior de la vivienda. Con un aislamiento térmico colocado en la cara exterior de la edificación solo entrará una pequeña parte del calor externo y el calor generado en el interior se liberará durante la noche, cuando la temperatura es más baja. Las ventanas o aberturas al exterior deben ser pocas, pequeñas y tienen que estar protegidas por voladizos, persianas o plantas. Para evitar la entrada de calor hacia el interior de la vivienda se mantendrán cerradas durante las horas punta de calor y se abrirán durante la noche, cuando el aire es más fresco. Incluir en el diseño un patio con plantas y agua humidificará el ambiente proporcionando una mayor sensación de frescor durante la noche.

Las casas modulares son las candidatas perfectas para una vivienda en clima seco ya que se podrán ubicar y diseñar de manera que aprovechen de forma natural las condiciones climáticas del entorno. Conseguir cercarse a la zona de confort sin recurrir a los aparatos mecánicos consumidores de energía, es una de las muchas ventajas que pueden ofrecer las casa modulares.

Casas modulares y el clima

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *