Ventanas y condensación

Ventanas y condensación

La condensación que se produce en las ventanas nos es solo una cuestión de viviendas antiguas. También en nuevas construcciones podemos observar este problema. Algo que ocurre por la conjugación de dos o uno de estos factores el cerramiento y/o las ventanas. El punto térmicamente hablando más débil de una vivienda son las ventanas. Pues a pesar de que existen ventanas de gran calidad en el mercado no podrán nunca solventar a un cerramiento mal ejecutado. Algo que con nuestras viviendas prefabricadas de hormigón no vas a tener. Tenemos la mejor solución de cerramiento térmico, algo avalado por nuestra excelente calificación energética.

Condensación en las ventanas, ¿por qué lloran?

Lo cierto es que en ocasiones parece que las ventanas están llorando. Mucha gente al levantarse se da cuenta de que sus ventanas están empapadas. Qué hace que las ventanas amanezcan mojadas. Lo más curioso es que algunas están mojadas en el vidrio y otras en los marcos. Pues se trata de la condensación. Hoy intentaremos explicar el porqué de esa humedad en las ventanas en la noche y que vemos al levantarnos.

Ventanas y condensación

La condensación

Estamos ante un simple cambio de estado. El vapor de agua que se encuentra en el interior de la vivienda pasa al estado líquido. Se convierte en esas pequeñas gotas de agua que empapan las ventanas. El aire tiene un determinado contenido de humedad. Depende de muchos factores ese grado de humedad es mayor o menor. La humedad es en definitiva vapor de agua. Cuando el aire se carga de tanta humedad que no puede absorberla la expulsa, y lo hace cambiando su estado de gas a líquido.

En resumidas cuentas el aire puede contener agua y la cantidad que puede contener está relacionada con la temperatura del aire. Así las cosas con veinte grados centígrados la cantidad de agua que se almacena en el aire es de quince gramos por cada kilogramo de aire seco. A menos temperatura menos cantidad de agua se puede almacenar. Por ejemplo si bajamos a quince grados, solo podremos contener once gramos por kilogramo de aire seco.

Ventanas y condensación

Cuando el aire se satura de humedad es el momento en el que se cambia el estado de la misma. La saturación de humedad se mide con la humedad relativa del aire. Este término relaciona el vapor de agua contenido en el aire y el nivel del vapor de agua de saturación. Así con una humedad relativa del aire del cincuenta por ciento, estamos diciendo que el aire tiene en ese momento la mitad de humedad que puede absorber. La que puede absorber antes de llegar a la saturación, es decir a la condensación. A mayor humedad relativa del aire más posibilidades de condensación.

Ventanas y condensación

Fuentes de humedad en el interior de una vivienda

Evidentemente tenemos ya claro que para que se produzca la condensación en nuestras ventanas se debe crear vapor de agua en su interior. Cuanta más humedad creamos en el interior mayor es el porcentaje de humedad relativa del aire del interior. ¿Qué puede producir esa mayor humedad? Los habitantes de la vivienda por ejemplo. Respirando, sudando, se calcula que un ser humano puede producir hasta un litro de agua al día. Si cerramos las estancias con personas dentro durante la noche favorecemos la condensación. El vapor que desprendemos al respirar dormidos y reducir el volumen del aire al cerrar la puerta ayuda.

Otras fuentes de humedad añadida son el cocinar o las duchas diarias. Estas otras fuentes pueden triplicar nuestra propia creación de humedad. Todos estos datos nos llevan a entender que controlar la humedad de las viviendas es fundamental. En la actualidad una de las «cualidades» de la mayoría de las edificaciones es la estanqueidad. Una edificación estanca es mejor térmicamente hablando. Esta cualidad nos obliga a usar la ventilación de las viviendas de forma más efectiva. Una ayuda a esta ventilación sería la instalación de sistemas de ventilación mecánica.

Condensación de las ventanas, los motivos

Las ventanas sufren de condensación porque pasan frío. La elección de la orientación de los huecos en fachada es vital para adelantarse a estos inconvenientes. Abrir huecos en la orientación más eficiente. No en vano las ventanas deben cumplir dos funciones de forma prioritaria. La de captar calor durante las horas del día. Y del mismo modo las de introducir luz a la vivienda.

Este fenómeno ocurre mayoritariamente por la noches ¿y por qué? Por que la noche es el momento con más frío. Al tiempo las habitaciones con mayor ocupación son las que más sufren la condensación. Por qué unas veces es el marco y otras el vidrio el que aparece mojado tiene una razón, condensa la superficie más fría. En cuanto a transmitancia térmica dos materiales son bastante malos y al tiempo suelen ser muy usados en la construcción tradicional. Hablamos del metal y del vidrio.

Los marcos de aluminio muy extendidos en la construcción tradicional en sus inicios sin rotura de puente térmico serían el peor de los materiales para una ventana. Pero no muy a la zaga vendrían las de aluminio con rotura. Para conseguir que el aluminio rompa el puente térmico se le acopla un aislante entre las dos caras del marco, exterior e interior. A más aislante mejor térmicamente hablando, pero al tiempo más espesor tendrá la ventana. Sin duda las carpinterías de PVC funcionan mucho mejor que las de aluminio. Si usamos doble vidrio en la ventana deberemos elegir con cámara de gas noble.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *